Nos encantan los muebles lacados, sobre todo para viviendas diáfanas, ambientes elegantes y confortables. El acabado, de este tipo de muebles, brinda luminosidad y son bastante económicos.


Pero… ¿cómo limpiarlos? El mobiliario lacado es, quizás, más propenso a que se arañen, marquen y se manchen… sobre todo los muebles que se utilizan para diversas funciones.

Hoy, en decoración 2.0 queremos daros algunos consejos para limpiarlos, quedando como el primer día.

Para eliminar las manchas de esmalte, cera, pintura… cogemos un papel de lija de grano muy fino. Pasaremos la lija por la zona afectada y luego la volvemos a lacar. Piensa que este tipo de mueble es bastante delicado y tenemos que ser mañosos…

Para deshacernos de marcas de dedos y grasa, limpiaremos bien con un paño humedecido en amoníaco.

Para eliminar las marcas de rotulador y tinta limpiaremos la superficie humedeciendo un trapo suave con un poco de alcohol. Procura que el paño no deje pelusa.

Un mobiliario lacado, en color blanco, puede comenzar a amarillear. Para que esto no ocurra le daremos con agua oxigenada varias veces.

Para eliminar los arañazos, golpes y rozaduras los repararemos con cera incolora o del color del mueble que tenemos. Por último frotaremos con un paño de lana.