3 Razones para cambiar tu cocina

Las reformas, ya se sabe, que siempre son una fuente de inconvenientes en el momento. Siempre tenemos una idea de lo que queremos y, al final, van apareciendo más y más elementos extra que hay que añadir y en los que no habíamos pensado.

Además, hay un espacio único y destacable de la casa donde las reformas son necesarias: la cocina. ¿Por qué? Porque debe ser un lugar limpio, ordenado y con buena disposición para hacer fácil su uso. ¿No recordamos que todas las fiestas al final siempre acaban en la cocina? Alguien va a por hielo, otro le acompaña y, finalmente, hay más personas en la cocina que en el salón.

3 Razones para cambiar tu cocina 1

Eso sí, es fundamental confiar en expertos para la reforma de la cocina. Porque van surgiendo imprevistos que a veces no sabemos cómo resolver. Por eso, escuchar a expertos con un objetivo claro como Cocinobra, siempre es una buena opción. De su filosofía podemos extraer estas ideas: para amueblar y reformar viviendas en Pamplona el fin último es la búsqueda de la atemporalidad, armonía, funcionalidad y serenidad. Podemos encontrar Cocinas Pamplona con una elegancia exquisita al mismo tiempo que de una modernidad asombrosa.

¿Por qué reformar la cocina?

Eficiencia energética

Los electrodomésticos, materiales y los nuevos sistemas de construcción van evolucionando de tal forma que la eficiencia energética de una cocina aumenta. Y en consecuencia, con la eficiencia energética también ganamos en economía y confort. Sin embargo, conseguir esta eficiencia energética requiere de una inversión inicial y cuyo proyecto debe estar avalado por expertos.

También te puede interesar:  Buenas prácticas de limpieza, orden y decoración para mejorar el bienestar en el hogar

Es fácil decir: quiero reformar mi cocina. Por ejemplo, podemos querer cambiar los muebles, o cambiar el gas por inducción, o realizar multitud de modificaciones que se nos antojan sencillas. Pero seguramente, detrás de esos cambios, haya cambios de electricidad y fontanería con los que no hemos contado. Es aquí donde una empresa especializada  en reformas puede ayudarnos y darnos las mejores soluciones. Porque cambiar el gas por inducción tiene modificaciones como la ventilación, el grosor del cableado eléctrico que se necesita, la potencia y un sinfín de pequeños detalles que no podemos ni imaginar cuando lo que hemos decidido es simplemente hacer un cambio.

Limpieza y modernidad

Por muy limpia que tengamos una cocina, detrás de los muebles que están colocados, siempre acaba alojándose suciedad. Porque en la cocina siempre hay grasa, salpicaduras y otros restos que se van acumulando, que con el tiempo, se convierten en suciedad. Así que tener una cocina reformada cada cierto tiempo es una ventaja que debería tenerse muy en cuenta.

Cuando hablamos de modernidad no hablamos de estar a la moda para subir una foto a las redes sociales. Es porque de esta forma podemos estar al tanto de las últimas innovaciones que facilitan o reducen el tiempo que pasamos en la cocina. Por ejemplo, tener un espacio con todos los cubos de reciclaje ahorra mucho tiempo y espacio. No se trata solo de muebles último modelo, se trata de la evolución de las necesidades de nuestra sociedad.

Hay muchas construcciones de los años 70 que por ejemplo, no buscaban la luz. Se basaban en el fuego de gas o que no tenían los espacios de almacenamiento que ahora necesitamos y un largo etcétera. Y sí, aún hay muchas cocinas de los años 70 en pisos que aún no se han rehabilitado.

También te puede interesar:  Iluminación del dormitorio

Además, una reforma no tiene por necesidad que ser una reforma integral, se puede hacer una reforma parcial. Reformar parte de la vivienda puede ser una buena opción por ser una reforma más necesaria o por que pasemos muchas horas en esa habitación y necesitemos ver un cambio.

Luminosidad y amplitud

Parece una excusa, sin embargo, buscar la luminosidad en la cocina es una buena razón para hacer una reforma. Antes se construía tratando de guardar la intimidad. Se cerraban los espacios y no se buscaba la apertura que crea esa sensación de amplitud.

Por eso, abrir las cocinas, ya sea sustituyendo y colocando una ventana más grande, uniéndola al comedor, o simplemente cambiar los colores para crear una sensación de apertura, es un buen motivo para hacer una reforma.

Abrir la cocina al salón, por ejemplo, mediante una barra americana o un pasaplatos es una opción cada vez más tomada en cuenta. Porque esta apertura da amplitud y, aunque la cocina se mezcle con otros espacios de la casa, no tiene consecuencias negativas. De hecho, la cocina es cada vez más un espacio donde se pasa tiempo y tiempo de calidad. Por eso es muy necesario que sea un lugar amplio y luminoso, que no dé sensación de ahogo ni de cerrazón.

Las reformas siempre son un sentimiento agridulce porque tiene momentos de verdadero estrés y encallamiento. Sin embargo, no cabe duda de que, una vez conseguida la reforma, siempre es una buena alegría para la casa y sus habitantes.

Y, como siempre, un consejo muy importante que hay que tener en cuenta: hacer la reforma teniendo presente quién vive en la casa y cuáles son sus necesidades. No reformar una cocina solo por lo bonita o lo moderna que sea, sino por lo útil y práctico que va a ser para los habitantes de ese hogar. Una reforma siempre debe cubrir necesidades.

También te puede interesar:  Consejos para mantener el buen olor en el hogar