Te dejo 5 formas de limpiar el oro que tengas en casa. Recuerda que puedes escoger productos comprados, los cuales son bastante buenos. Pero también puedes escoger trucos caseros, de andar por casa o “consejos de la abuela” Hay muchas formas de sacar brillo y dejar tus pertenencias relucientes.

Al igual que la plata o cualquier piedra o metal, el oro también se ensucia. El paso del tiempo deposita desde polvo o impurezas, hasta moho, óxido o cualquier otras manchas que puedan salir. Dependiendo del tipo de oro, el paso del tiempo hará más o menos mella. Pero igualmente, el oro se puede ensuciar de cualquier otro líquido.

limpiar el oro
Fuente: ! T.a.b.ú]

Limpiar el oro es fácil, y para ello te dejo cinco diferentes formas de hacerlo. De esta manera tendrás este material muy brillante. También puede que tengas algunos muebles con algo de oro incrustado. Puedes limpiar con estas soluciones, ya verás qué bien queda.

Formas para limpiar el oro

1. Lavavajillas. El oro no pierde el brillo tan fácilmente como la planta. Aún así puede macharse igual. Para limpiarlo bien, utiliza unas gotas de detergente líquido de lavavajillas, en un tazón de agua tibia nunca caliente. Deja reposar el objeto durante 15 minutos hasta que la suciedad se desincruste. Usa un cepillo de dientes para arrastrar la suciedad. Utiliza agua carbonatada o gasificada sin sodio, para que el resultado sea mejor. Luego aclara con agua tibia.

2. Usar el amoniaco. Hazlo con prudencia y no de manera habitual. Nunca limpies con amoniaco si el oro lleva algo de platino o perlas. La mezcla deberá ser tres partes de agua y una de amoniaco. Deja el oro durante un minuto máximo, luego saca, enjuaga y seca.

También te puede interesar:  Líneas horizontales en paredes y techos

3. Joyas delicadas. Cuando hay gemas u otras piedras de por medio, procura no sumergir toda la joya en el líquido para limpiar. Ayúdate con un trapo humedecido y nunca sumerjas la parte de las piedras en agua caliente o tibia.

4. Pasta dental. Utiliza muy poca por ejemplo medio cm en un tazón de agua. Luego limpia con un trapo o un cepillo tus joyas y listo. Es una limpieza rápida que puedes hacer cuando no tengas otro tipo de artículos para limpiar. Ayúdate también de un cepillo pequeño. Luego enjuaga y listo.

5. Agua hirviendo. Hierve agua y luego echa ésta sobre las joyas en un recipiente. Deja sumergidas las mismas hasta que se enfríe totalmente el agua. Después saca y listo, completamente relucientes. Nunca lo hagas con joyas que lleven gemas u otro tipo de piedras, ya que podrían desprenderse.

¿Qué te parecen estos trucos caseros? ¿Cuáles podrías aportar tu?