Decorar una taza es divertido y, a veces, puede resultar bastante práctico. Realmente piensa en lo que buscas ya que hay estilos que no son tan prácticos pero que pueden darle cierto atractivo, a las mismas o convertirlas en un objeto perfecto para regalarlas. Hay formas de decorarlas que es mejor que sirvan para un solo día o un solo momento. 

Dependiendo para qué vayas a utilizarlas, decorar una taza puede ser una manera ingeniosa de dar comienzo a un nuevo día, de añadir un punto de gracia a una celebración o bien prepararla como regalo hacia alguien. Aquí te propongo 5 ideas diferentes, para que las tengas en cuenta ¿qué te parecen?

taza
Fuente: samantha celera

5 Ideas diferentes para decorar una taza

1. Utiliza cuerda. Me encanta decorar con cuerda. Además la puedes utilizar de muchas formas, por ejemplo para enrollar el asa o bien para tapizar toda o parte del exterior de la taza. Procura utilizar un pegamento adecuado, por ejemplo silicona. Quedará con un toque muy rústico.

2. Utiliza pintura. Aquí se abre un amplio abanico de posibilidades. Si se te da bien el dibujo a mano alzada, pinta lo que más te guste sobre la superficie. También puedes ayudarte de una plantilla y crear preciosas flores, animales e incluso nombres. Puedes pintar con pincel o bien con un trozo de esponja… dependiendo del resultado que quieras obtener. Por último utiliza una pintura adecuada para el tipo de taza que tengas entre manos.

3. Utiliza rotulador permanente. Es una gran idea añadir letreros, nombres o fechas a las tazas. Puedes hacerlo con un rotulador. Igualmente te puedes ayudar de una plantilla para que salga todo bien recto. Utiliza el color negro, para que se vea más. Pero puedes utilizar también otro tipo de colores.

También te puede interesar:  Dos ideas para decorar con pompones

4. Decorar con lana. Si te encanta la lana, puedes enrollar la misma en el asa o bien cubrir toda o parte de la taza. Puedes realizarla de uno o varios colores, queda preciosa la verdad. También deberás pegar la lana con un pegamento adecuado.

5. Utiliza restos de jerséis. Si tienes un jersey que no te pongas, corta una manga o el cuello vuelto. Luego introduce la taza. Verás qué aspecto más abrigadito tiene. Incluso puedes coser un par de botones, para ajustar más la tela. Evidentemente, para lavar la taza, quita la tela y listo.

¿Qué te parecen estas ideas? ¿Cuál te gusta más? ¿Qué más ideas aportarías?