7 mitos sobre la energía solar

La energía solar se ha convertido en una de las grandes alternativas para generar electricidad limpia y renovable. No es de extrañar gracias a las características que tiene nuestro país, donde disfrutamos de unas 2.500 horas aproximadamente, de sol al año. Gracias a esto, contar con una instalación solar nos puede ayudar a conseguir un ahorro energético, mayor eficiencia y sostenibilidad.

Según estudios recientes, el 85% de los hogares españoles podría autoabastecerse de energía por medio del uso de placas fotovoltaicas. Debido a su importancia, desde EDP han querido desmentir algunos mitos que existen sobre este tipo de energía.

La instalación solar fotovoltaica solo funciona cuando hay sol

Los paneles solares continúan funcionando, aunque esté nublado o llueva, pero su producción sí que se ve reducida y no producen lo mismo que en un día completamente soleado. Ahora bien, esto no es ningún problema, pues países del norte como Alemania, donde el clima no es tan soleado como en España, presentan mayor número de instalaciones solares.

No necesito instalación solar fotovoltaica porque ya tengo una térmica

Las instalaciones de energía solar fotovoltaica producen electricidad, mientras que las instalaciones de energía solar térmica sirven para calentar un fluido y proporcionar agua caliente sanitaria y calefacción. Con la instalación fotovoltaica podrás producir y consumir tu propia energía para todos los aparatos eléctricos de tu hogar.

Como vivo en el norte de España no tiene sentido instalar placas solares

España es una de las zonas con mayor número de horas de sol al año, por lo que en todas las regiones de España hay suficiente radiación solar para poder ahorrar con una instalación fotovoltaica.

El proceso de instalación de los paneles solares puede causar daños en mi tejado o vivienda

La instalación fotovoltaica es muy sencilla. En concreto, EDP realiza todo el proceso de instalación con los mayores estándares de seguridad y atención para evitar el mínimo impacto en la vivienda. Y lo hace cumpliendo con las más exigentes medidas de seguridad.

Una instalación solar fotovoltaica no es rentable

Este es uno de los argumentos más utilizados en contra de las instalaciones fotovoltaicas. Aunque los plazos de amortización son amplios, los ahorros provenientes de la instalación cubren los costes en 8 años (de media) y, además, la vida útil de los paneles solares es de más de 30 años. Por lo tanto, a partir del noveno año, toda la energía eléctrica generada y consumida por la vivienda será completamente gratuita.

No pongo una instalación fotovoltaica porque se terminarán implantando impuestos a la energía solar

Desde los organismos europeos se ha limitado expresamente la posibilidad de nuevos “Impuestos al sol”, estableciendo el derecho de la ciudadanía, autoridades locales, pequeñas y medianas empresas y cooperativas a producir, consumir, almacenar y vender su propia energía renovable, sin estar sujetas a tasas, aportando certidumbre y seguridad a todos los usuarios.

Las instalaciones solares no son una opción de energía mejor para el medio ambiente porque la fabricación de paneles solares es muy contaminante.

Los residuos que genera el gasto de energía al producir un panel solar son muy reducidos si los comparamos con los beneficios que tienen. A pesar de que sí generan algún residuo, los paneles tienen una vida útil de al menos 30 años, tiempo durante el cual estarán produciendo energía completamente limpia y respetuosa con el medio ambiente.

Ir arriba