botes de pintura

Ya te hemos contado los aspectos a tener en cuenta, a la hora de pensar en un acabado de pared que resulte atractivo y muy decorativo en cualquier ambiente del hogar. Y hoy te contaremos cómo se logra el acabado de pared rugoso. Este es un estilo de decoración de paredes muy original que se hace poniendo una capa a la pared con pasta, y luego se aplasta o golpea para lograr el efecto deseo de rugosidad.

La rugosidad mientras más falta de uniformidad es, más atractiva y original se torna convirtiéndose en un bello acabado de pared. Por ello hay que aplicar sobre la pasta algunos punteados que se hacen    con una brocha de punteado que se adquiere en tiendas de ferretería, es un método similar al gotelé pero se hace más rápida y cómodamente y resulta igual o más atractivo como acabado de pared original.

Es sumamente tener en cuenta que no deben haber interrupciones mientras se hace el punteado porque hay que terminarlo antes que la pasta se seque de lo contrario será un problema intentarlo porque con la pasta seca no puede trabajarse ya. También se puede puntear primero y nivelar la superficie de la pared después y para eso hay que golpear la pasta con una brocha gruesa y alisar ligeramente las puntas de pasta que sobresalgan, deslizando suavemente sobre ellas una espátula mojada.

 El acabado como hemos dicho se logra rápidamente pero hay que concentrarse en el logrado porque la pasta tiene que estar húmeda cuando acabamos con ella. Esta apariencia de acabado punteado que deja la pared con una apariencia que viene bien para decorar un ambiente, porque el solo acabado contribuye a la misma. Todos los colores vienen bien para este tipo de decoración que se usa bien en exteriores como en interiores.

También te puede interesar:  Decoración exótica japonesa, letras