pared con acabado aguada

Cuando nos decidimos a decorar una pared podemos optar por lo más básico que es cambiar el color de la pintura existente, actualizar el tono y con ello logramos un cambio inmediato de la apariencia decorativa de la misma. Pero aún algo básico  como pintar paredes, tiene sus detalles que pueden convertirse una simple pared en una pared hermosa que se agregue como un detalle especial a la decoración general.

Todo depende del acabado de las paredes y existen muchas técnicas de acabado para paredes, que no suponen complicación alguna y te permitirán hacerte de una pared como hemos dicho, muy atractiva que realza la decoración del salón o la cocina, el dormitorio o la lavandería. Hoy te contaremos cuál es el acabado de pared aguada y cómo se realiza  para que las tengas en cuenta cuando te decidas a pintar.

Acabado de pared con Aguada, Esta es una técnica de las más sencillas y antiguas, la misma se logra a través de la aplicación de una pintura de baja consistencia y apariencia translúcida lograda del uso de mucha agua, lo que al aplicarla a la pared nos deja un encantador efecto de pared con pintura lavada.  Suele aplicarse empezando con preparar bien la pared, aplicando pintura satinada del mismo color de la pintura que se ha preparado “aguada” se deja que se seque muy bien. Esta sirve como base cuando esté muy seca se aplica la pintura “aguada”. Esta como hemos dicho es resultado del uso del agua, y se logra usando una proporción de parte iguales pintura/agua. Para aplicar la pintura usaremos una brocha ancha y en forma dispareja. Hay que apartar tiempo para dedicarse a esta aplicación porque el resultado solo se obtiene si se aplica la pintura base, se deja secar, y luego se aplica la agua, de lo contrario, quedarán marcas entre las distintas zonas y se verá muy mal. Para terminar, aplicamos un barniz específico para este trabajo que hará de sellador del color

También te puede interesar:  Decorar una pared con madera y aspecto 3D