La verdad es que a la hora de decorar, las cortinas pueden jugar un papel muy importante. Eso sí, tanto por su presencia como por su ausencia. Y es que una habitación con las ventanas desnudas, sin persianas ni cortinas, puede tener un toque muy original.

Por ejemplo, es una idea que queda realmente bien a la hora de decorar un loft de líneas rectas y sencillas, con un toque minimalista. Aunque no necesariamente tiene que ser en casas contemporáneas.

En habitaciones con un toque más antiguo pueden quedar genial, con una especie de aire “apartamento parisino”.

Sobre todo, si tienes una casa con grandes cristaleras que dan a un jardín o a una terraza, es una muy buena idea apostar por la ausencia de cortinas.

Detrás del salto te dejo algunos ejemplos en los que no poner cortinas ha sido todo un acierto.

Fotos de Apartment Therapy

También te puede interesar:  naoLoop un organizador todoterreno