En artículos anteriores os aconsejamos acerca de como preparar la mezcla para vuestra masa de cemento que posteriormente utilizaríais para acoplar manisas o rellenar agujeros.

No obstante, debéis saber que a esa mezcla se la conoce profesionalmente con el nombre de mortero o argamasa.

Esta masa nos facilita que las piezas que colocamos sobre las paredes queden sujetas y sean más resistentes. Hay profesionales que no buscan una pieza rígida y fuerte, sino que persiguen la flexibilidad. En este caso a la mezcla, en vez de ponerle cemento se le pondría cal.

Pero en el artículo de hoy, os vamos a aconsejar que para hacer esa mezcla no compréis la arena, ya que es bastante cara. Nosotros os aconsejamos que la adquiráis de arenales, o de zonas cercanas a los ríos. Pero deberéis ir con cuidado, porque tiene que ser arena pura, es decir, que no se mezcle con barro, hojas de arboles o cualquier otro elemento.

Enlace: es.dreamstime

También te puede interesar:  ¡Ayuda! Mi casa es muy pequeña