Caminar descalza sobre una alfombra es un placer al que no renuncio nunca. Bueno, a no ser que estemos a 40 grados (y aun con todo, hay alfombras que no dan nada de calor…) El caso es que si a ti también te encantan las alfombras, seguro que esta te va a resultar de lo más llamativa.

Como ves, hay una zona en la que los flecos son mucho más largos que en el resto. Tanto, que se convierte en una “manta-alfombra” (es solo uno de los usos que se me ocurren). ¿Que se te antoja echarte la siesta encima de la alfombra? Pues nada, te echas y te tapas, que llega de sobras.

¿Qué te apetece sentarte en el sofá y taparte los pies? Pues también. Hasta puede servir para esconder lo que no quieras que encuentren.

La verdad es que es realmente original. Se trata de un diseño de Meirav Barzilay.

Vía| Design milk

También te puede interesar:  Decora con copos de nieve (parte 1)