Alfombras de temporada

Ahora que lleva el buen tiempo, en muchos hogares se quitan las alfombras y se guardan hasta el próximo invierno.

Además de su función térmica que proporciona mayor calidez al hogar y preserva del frío, sobre todo cuando hay niños pequeños y quieres evitar a toda costa que se tiren al suelo, las alfombras también tienen una labor decoradora.

Sin embargo, con las altas temperaturas, parece que la alfombra nos provoca más calor y prescindimos de ellas en verano. No obstante, también existen alfombras confeccionadas con tejidos sintéticos como el poliéster, el nylon o el algodón, así como materiales tales como el bambú y el cáñamo, que la convierten en un elemento apto para la época estival. Normalmente, se realizan en colores claros y suaves para evitar que den una sensación de sofoco. Los colores oscuros absorben más el calor, mientras que los blancos lo repelen, de ahí que en las zonas más calurosas las fachadas siempre lucen ese blanco cal, como se puede ver en la Ruta de los Pueblos Blancos de Andalucía.

El inconveniente de este tipo de alfombras es que son menos “sufriditas”, por lo que cualquier mancha salta rápidamente a la vista. Un simple roce queda marcado en el dibujo y podemos estresarnos intentando mantenerlas siempre impolutas, tarea harto difícil ya que están en el suelo y es donde va a parar todo lo que se nos cae, lógicamente. Hay quien, incluso, tiene preparadas las pantuflas orilla de la alfombra, para sustituirlas por el zapato de calle en cuanto se entra en casa y evitar dejar huellas molestas sobre el tejido. Sobre este aspecto, cada cual que decida el grado de molestia y limpieza que quiere soportar por tener una alfombra más decorativa y menos práctica.

También te puede interesar:  Una librera con dos muletas

Del mismo modo, las alfombras también tienen una misión acústica para amortiguar el sonido de las pisadas, motivo por el cual en muchos hoteles, tienen el suelo enmoquetado, aunque sean hoteles de costa, pues así ayudan al descanso de sus huéspedes.

Pero, si el suelo de tu casa no te gusta, está deteriorado o sencillamente te gusta la faceta decorativa de las alfombras, no tienes porqué renunciar a ellas en ningún momento del año y utilizar una alfombra veraniega.