Si nos agradan las alfombras, antes de pensar en ello, debemos tener en cuenta las condiciones de nuestro hogar, una es el diseño, pues estas tienen o deben de ir acorde con él y otra las dimensiones de las estancias, pues las alfombras todas tienen sus medidas para cubrir exactamente lo que deseemos. Aunque actualmente estos problemas son fáciles de solucionar, debido a los tamaños estándar e incluso nos las pueden hacer a la medida deseada. En cuanto a los modelos, igualmente podemos elegir el que mejor nos convenga o hacerlo igualmente por encargo.

Si comenzamos a escoger materiales, nos podemos volver locos, yute, coco, sisal, chenilla, lana, piel… modelos clásicos, colores lisos, bordados, modelos infantiles, juveniles, funcionales, para el frío, el calor, sofisticadas, elegantes, caprichosas... y por supuesto, la calidad, a elegir.

Si queremos glamour, los dibujos geométricos son los más adecuados combinados con  tejido de seda para cualquier lugar de la casa.

Si nuestro estilo es vanguardista para crear un hogar diferente, los dibujos con flores, cuadrados, óvalos, círculos, irregulares, con recortes… una variada gama de gustos.

El inconveniente de esta decoración, es la limpieza, pues es mucho más costosa, las alfombras, al ser tejidos, han de airearse, limpiarse en profundidad para evitar la acumulación de ácaros, para ello existen numerosos productos en el mercado que nos dejarán una alfombra como nueva. Hemos de contar con una forma muy distinta de limpiar, diferente a los suelos, los cuales con escoba y fregona están listos, en este caso la aspiradora es imprescindible.

 

También te puede interesar:  Ligeros y encantadores doseles para la cama