¿Os ha pasado alguna vez que pensáis en lo bien que quedaría una alfombra en vuestro salón pero no la ponéis por miedo a que alguien tropiece o por la pereza que da el tener que aspirarla a diario?. Pues hoy os traigo una solución de lo más original e imaginativa para los amantes de la decoración con alfombras…Las alfombras pintadas en el suelo.

Y ahora es cuando me decís, “eso no es una alfombra, no la notaré blandita cuando la pise y no aportará calor al ambiente del hogar” y esto es cierto en parte, no las notaréis blandas y confortables bajo vuestros pies pero dependiendo de los colores que uséis y del diseño que le deis os aseguro que sí que aportarán calor a la estancia.

Además, las alfombras pintadas en el suelo nos dan lo mejor, decorativamente hablando, de cualquier alfombra, “vestirán” el suelo la estancia y lo mejor, podremos diseñarla totalmente a nuestro gusto.

Si quitamos el detalle del tacto blando y confortable de una alfombra tradicional, no le podemos pedir más a esta opción, es una alfombra limpia, lisa, higiénica, barata y totalmente personalizable.

Fuente | Apartment Therapy

También te puede interesar:  Estanterías Deadgood de Max Lamb