Es normal que en las habitaciones modernas se destaquen las grandes chimeneas rústicas. Además de brindar una temperatura ideal en épocas de frío son una ornamentación muy bonita y estética que todos disfrutarán.

Tengamos presente que las chimeneas se han usado desde hace muchos años, cuando eran la única fuente de calor, pero en la actualidad los modelos y sus mecanismos han avanzado, principalmente donde los inviernos son muy fríos y su uso es casi indispensable.

Cuidado de las chimeneas
Fuente: Miguel Montesino 

Por lo general se las ubican en las salas de las casas, ocupando un importante papel, cuando son elegidas correctamente pueden generar una decoración en armonía con el resto de la estancia.

En el mercado podrás encontrar muchos modelos, sin embargo, uno de los más bonitos y elegidos son los rústicos, los que se pueden adaptar a la mayoría de los ambientes.

Un punto muy importante que se tiene que tener presente en relación a las chimeneas se vincula con su limpieza. Al estar correctamente limpia se evitará que se produzcan incendios y que se acumule una suciedad innecesaria. La limpieza de la chimenea es fundamental, muchas personas prefieren contratar profesional cualificado, pero otros prefieren ahorrar el dinero y realizar ellos mismos la limpieza.

En estos casos será necesario comprobar una vez por semana o una vez cada 10 días el interior de la misma, dependiendo del uso será necesario que se la limpie más o menos. La frecuencia de esta limpieza también dependerá del tipo de madera que se use, ya que hay algunas maderas que generan más hollín que otras.

Si eres de las personas que usan a diario las chimeneas deberás limpiarla al menos una vez al año, en el caso de que sólo la uses frecuentemente bastará con limpiarla cada dos años.

También te puede interesar:  Claves para iluminar bien el salón