Alimentación de los Electrodomésticos con la Energía Solar

¿Alguna vez te preguntaste cómo es posible alimentar tus electrodomésticos con energía solar? O más bien sería, ¿qué electrodomésticos son aquellos que funcionan con la energía solar? 

Y es que cada vez son más las personas que apuestan al aprovechamiento de una energía limpia, renovable e inagotable, ya que eso trae aparejado una serie de beneficios, tanto con el medio ambiente como con el bolsillo personal, pues con la instalación de placas solares podrás producir y consumir tu propia electricidad

De esta manera, con el autoconsumo podrás alimentar algunos de tus electrodomésticos y, a fin de mes, notarás una rebaja de dinero en la factura de la luz. No caben dudas de que la energía solar es la mejor alternativa, ya que provee una cantidad infinita de energía, a diferencia de los combustibles fósiles, los cuales acabarán por agotarse.

Si bien es cierto que llevar a cabo la puesta en marcha de placas solares fotovoltaicas requiere de una elevada inversión inicial, con el paso de los años esos costes se verán reflejados en la disminución de la factura eléctrica. De esta manera, al utilizar un tipo de energía renovable y natural, el gasto se amortiza en el mediano plazo. 

Ahora bien, si estás pensando en realizar instalaciones fotovoltaicas en tu vivienda, presta mucha atención al siguiente artículo, ya que aquí te detallaremos en qué consisten los diferentes tipos de energía solar y cuáles son aquellos electrodomésticos que puedes alimentar con esta fuente de energía renovable.

Tipos de Energía Solar

Como bien adelantamos al comienzo del post, para entender la alimentación de los electrodomésticos con la energía solar, es preciso comprender exactamente los diferentes tipos que existen, sus componentes principales, usos y aplicaciones. De esta manera será más sencillo escoger de acuerdo a las necesidades energéticas de cada uno.

En primer lugar, cabe destacar que se pueden diferenciar tres tipos de energía solar: energía solar fotovoltaica, energía solar térmica y energía solar pasiva. Si bien las tres se transforman en energía y se componen de placas solares, tienen grandes diferencias en cuanto a funcionamiento que te detallaremos a continuación.

Energía Solar Fotovoltaica

La energía solar fotovoltaica es una de las energías renovables más importantes con la que cuentan las personas hoy en día. Se trata de un tipo de energía que se encarga de la producción de electricidad para diferentes usos, como puede ser el autoconsumo. 

Para llevar a cabo la transformación de la energía solar en corriente alterna, se necesitan ciertos componentes clave que hacen posible el funcionamiento. Unos de ellos, y los más importantes, son los paneles solares fotovoltaicos.

  •             Paneles solares fotovoltaicos  

Pues bien, los paneles solares fotovoltaicos, o también llamados módulos fotovoltaicos, son dispositivos fabricados con células de silicio, un material semiconductor, que producen electricidad a partir de los rayos solares captados durante el día. Esta corriente eléctrica puede ser utilizada para autoconsumo, uso comercial o para industrias.

Energía Solar Térmica

Otra de las fuentes renovables más importantes, es la energía solar térmica, la cual se encarga de tomar los rayos provenientes del sol y, por medio de los colectores solares, los transforma en calor.

De acuerdo a la temperatura, se pueden diferenciar tres tipos de energía solar térmica: las plantas de baja, media y alta temperatura. En el caso de las plantas de baja temperatura, son las que producen calor para las viviendas particulares, mientras que las plantas de altas temperaturas llegan a producir electricidad ya que trabajan por encima de los 500 ºC.

  •             Colectores solares       

Los colectores solares, captadores solares o paneles solares térmicos, son aquellos dispositivos que absorben la radiación solar y producen calor. Las placas solares están formadas por tubos conectados entre sí, por los cuales circula un líquido que se calienta a altas temperaturas con los rayos del sol y produce calor y vapor. Sus usos más comunes son calefacción, agua caliente sanitaria y climatización de piscinas.

Energía Solar Pasiva

Por último, pero no menos importante, se encuentra la energía solar pasiva. En este caso se trata de una energía solar que no necesita de dispositivos para transformar los rayos solares en energía. La ventaja de ello es que se puede consumir de manera inmediata o almacenarla para utilizarla luego.

Energía Solar y Electrodomésticos

Ahora que ya conoces en detalle cómo funcionan los diferentes tipos de energía solar, es momento de explicarte cómo llega a alimentar esa energía solar a los diferentes electrodomésticos que tienes en el hogar. De esta manera, con tan solo enchufarlos a la conexión, tendrás electricidad natural, producto de tus paneles solares.

El primer paso para disfrutar del autoconsumo, es la instalación de placas solares fotovoltaicas en el tejado de la vivienda. Si tienen la orientación e inclinación adecuada, el rendimiento será mayor, así como también la producción de energía.

Para que los electrodomésticos se alimenten con la corriente eléctrica generada por los paneles solares fotovoltaicos, es preciso explicar el proceso de transformación. Una vez que los rayos solares son interceptados por los módulos fotovoltaicos, el silicio con el que están fabricados, absorben las partículas lumínicas de los rayos solares (fotones), y liberan electrones o también conocido como corriente continua.

Esta corriente eléctrica aún no es apta para el consumo doméstico, por lo que es necesario contar con un inversor por el que pasa este tipo de corriente y se transforma en corriente alterna, la cual ya puede ser utilizada en los hogares. Finalmente, esta corriente alterna se traspasa por un contador que la cuantifica y la suministra a la red general de electricidad.

Una vez que el hogar ya cuenta con la electricidad, lo que resta es gozar de la energía solar en la vivienda.

Electrodomésticos que funcionan con Energía Solar 

La realidad es que si tienes una instalación fotovoltaica, vas a poder conectar cualquier electrodoméstico y se alimentará de la energía solar. Lo mejor de todo es que no tendrás nada que hacer, solo enchufarlos a la red general de electricidad.

Como recomendación, lo ideal es hacer mayor uso de los electrodomésticos en las horas diurnas, que es cuando se produce el proceso de producción de energía eléctrica. De este modo, por las noches, podrás utilizar lo que se almacene en las baterías o, si tienes una instalación conectada a la red eléctrica, podrás hacer menor uso del suministro eléctrico.

Ahora bien, existen diferentes electrodomésticos que directamente se cargan con la energía del sol, por lo que si cuentas con ellos, tendrás todavía un mayor ahorro energético y económico.

Calentador de Agua

Existe un calentador de agua que funciona con energía solar, de esta manera no será necesaria la instalación de una caldera para tener agua caliente sanitaria. Aquí entra en juego la energía solar térmica, ya que contiene un captador solar térmico y un tanque para almacenar el agua.

Cámaras de Seguridad

Si en tu casa dispones de cámaras de seguridad, o quieres aumentar la protección en tu vivienda, esta opción es la indicada. Tan solo basta con que la coloques en puntos estratégicos para que pueda alimentarse con la energía solar. Lo mejor de todo es que contienen baterías, por lo que durante las horas nocturnas continúan en funcionamiento.

Aire Acondicionado

Para hacer frente al verano y a los meses más calurosos del año, ya no basta con simples ventiladores, sino que es necesario instalar un aire acondicionado. El problema es el alto consumo eléctrico, por lo que la factura de la luz es impagable. 

Si bien su precio es más elevado que uno convencional, no gasta electricidad por lo que en la factura de la luz se verán los resultados.

Para cerrar el tema y, a modo de conclusión, en el artículo de hoy te explicamos detalladamente qué es y cómo funciona la energía solar fotovoltaica, térmica y pasiva, para poder comprender cómo se alimentan de esta energía ciertos electrodomésticos del hogar. De esta forma se da lugar al ahorro, tanto de electricidad como de dinero.

Como bien te comentamos, estos electrodomésticos funcionan con la energía solar, por lo que se consideran autosuficientes y no requieren de la instalación de una célula fotovoltaica. Gracias a ello se promueve la sostenibilidad, ya que no contaminan ni emiten gases de efecto invernadero, y ayudan a la economía del hogar.

Pero claro que si no tienes estos electrodomésticos pero sí paneles solares, al conectarlo directamente a la red eléctrica, todos tus artefactos funcionarán con la electricidad producto de la energía solar fotovoltaica.

Entonces, ¿qué es lo que estás esperando para mudarte al mundo del autoconsumo?

Ir arriba