Si eres un coleccionista de almonedas o un amante de los libros, aquí hay una oieza que sin duda te hará salivar. Se trata de un sólido librero de madera con frentes de cristal. Su diseño no es un capricho: está construido para poder transportarse. Se trata de un librero para faros.



Estas piezas se encuentra en el museo Michigan Lighthouse Conservancy,
un lugar donde se conservan las herramientas para la operación de un faro… incluyendo aquellas para el ocio de los encargados: estos hermosos libreros portátiles.

Se trata de dos libreros construidos en 1876,
que eran enviados a faros de difícil acceso, con sus gavetas cerradas y un selección de títulos para que los encargados tuvieran horas de distracción.

Los libros eran seleccionados por los encargados de bibliotecas, y cambiados de cuando en cuando para variar sus materiales. La madera que les constituía está tratada para evitar el daño por el agua, la sal o la intemperie, y lucen en el frente su número de inventario.

Fuente | Neatorama

También te puede interesar:  Estantes invisibles, y que tus libros vuelen