Hemos comentado en muchas ocasiones ideas originales y diferentes propuestas a la hora de decorar una estancia, y ya hemos hablado de la importancia que adquieren los colores en la decoración. No hay duda de que elegir bien un color para decorar puede ser una manera realmente estupenda de ponerle un toque diferente a cualquier estancia.

Eso sí, está claro que no todos los colores quedan igual de bien y que hay tonos con los que no siempre se acierta. Eso es lo que sucede con uno de los colores de los que vamos a hablar a continuación: el amarillo. Seguro que pintar las paredes de tu casa en amarillo limón, aunque fuera en una sola de las habitaciones, es una decisión que te costaría bastante tomar, ¿verdad?

Pues bien, no tienes más que ver cómo queda en la imagen superior para darte cuenta de que, bien combinado y en el lugar adecuado, el amarillo puede ser un color tan acertado como cualquier otro.

Eso sí, hay algunas cosas que debes tener en cuenta. En primer lugar, que el amarillo no es un color adecuado para las habitaciones que son demasiado pequeñas, ya que puede acabar agobiando un poco y haciendo que se ven más reducidas de lo que son en realidad. Por otro lado, hay que tener en cuenta que la mejor alternativa para una habitación en amarillo, es dejarlo para una estancia luminosa, en la que de por si entre ya bastante luz.

También te puede interesar:  Lacado color brillo, alegria en el mobiliario del dormitorio

Pero después de ver la imagen, seguro que has cambiado de idea respecto al amarillo, y empieza a parecerte una posibilidad a tener en cuenta a la hora de decorar tu casa, ¿verdad? No hay duda de que muchas veces, nos dejamos llevar por las ideas predefinidas, y en decoración, de vez en cuando, también es bueno experimentar.

Foto de Casa Sugar