Un dormitorio juvenil, ya sea femenino o masculino, debe de transmitir un encanto especial, jovial y una lluvia de optimismo, ya que tiene que reflejar la energía que ellos desprenden. Por ello, en la decoración de una habitación juvenil hay que tener muy en cuenta los detalles que lo hacen tan único.

Uno de esos elementos es un cabecero, el cuál no tiene por qué ser el típico de siempre Podemos hacer un cabecero original y chic  nosotros mismos, de una manera muy económica. Además, el hecho de poder hacerlo nosotros mismos nos da la libertad de personalizarlo con los detalles que más nos gusten.

En la imagen siguiente podemos apreciar un cabecero hecho de corcho, colgado en la pared. Podemos forrarlo parcial o totalmente con trozos de tela de nuestros diseños y estampados preferidos, y si queremos darle un toque elegante, podemos incluir un marco bonito que lo sujete.

Intenta conseguir que haya un contraste cromático entre la pared y la  la tela que incluyas en el corcho, eligiendo colores diferentes en ésta, para que de juego y haya una sensación de aire fresco en el dormitorio.

Fuente: decoideas.net
Fuente: decoideas.net

Además de ser un elemento decorativo, el corcho nos permitirá que sea también práctico, ya que se pueden agregar en él con ayuda de chinchetas chinchetas elementos como  notas con recordatorios, fotos, postales o recortes de imágenes.

Cada joven podrá personalizar su cabecero según sus gustos, convirtiéndolo en una pieza única e irrepetible. Si queréis añadir un toque más cool a la pared con el cabecero, rodea el marco del corcho con una guirnalda de luces. Dotarás al espacio de una magia especial, y la luz tenue hará que el dormitorio sea más acogedor aún e invite al relax.

También te puede interesar:  Cabeceros forja para tu dormitorio

Y vosotros, ¿vais a dar un dar un toque chic en la pared de un dormitorio juvenil?