pintar-techo

Pintar el techo de nuestro hogar no es tan sencillo como parece, debemos proteger perfectamente, tanto los muebles como el suelo para poder realizar un trabajo prolijo y con óptimos resultados.

De igual manera, si bien no es una tarea sencilla, tampoco es una misión imposible. Por eso toma nota porque hoy te enseñaremos algunos secretos para que pintar tu techo sea un proceso fácil y agradable.

  1. Para comenzar ten en cuenta que debes sacar de la habitación la mayor cantidad de muebles y elementos posibles. Luego cubre con nylon o plástico el resto de los muebles y el suelo. No utilices telas ya que la pintura la traspasa sin ningún problema y lo que se encuentre debajo de ella se manchará.
  2. El paso siguiente es limpiar la superficie lo mejor posible con un paño apenas húmedo.
  3. En el aso de que haya alguna irregularidad en nuestro techo, como agujeros o grietas, este es el momento de corregirlos. Una vez seco el enduído, lija la superficie para eliminar las imperfecciones.
  4. Ahora si la superficie se encuentra lista para poner manos a la obra. Lo ideal es que utilices una brocha no mayor a 8 cm. para los bordes y los rincones más difíciles, y un rodillo para las grandes superficies.
  5. Una vez terminada la primera mano, deja secar un día entero y pasa a darle la segunda mano. Ahora si tu techo esta listo!
También te puede interesar:  Unas literas... escondidas