Si en vuestro hogar tenéis ventanales grandes, o entra bastante luz, pero aun así, no hay la suficiente iluminación, puede ser debido a que esta luz refleja sobre una pared que no la proyecta como debería.

Por este motivo, nosotros os recomendamos que pongáis espejos en los huecos de vuestras paredes para aprovechar al máximo la iluminación.

Tened en cuenta que los espejos reflejan las imágenes, pero también la luz. De hecho, la luz que se refleja en un espejo sale proyectada hacia otros ángulos y la habitación queda mucho más iluminada de lo normal.

Nosotros os aconsejamos que coloquéis los espejos en las paredes que están frente a los ventanales de vuestro salón para aprovechar la luz diurna.

Sin embargo, si por la noche también queréis tener más luz, podéis colocar dos lámparas en la misma pared como se muestra en la fotografía, para que cuando se enciendan por la noche, reflejen la luz sobre el espejo y la proyecte por toda la habitación, ¿no es fabuloso?.

Enlace: micasarevista

También te puede interesar:  Lámparas de pared, cómo colocarlas