La utilización de cada centímetro del hogar, es muy valiosa para tener un entero aprovechamiento. Hay muchas formas de hacerlo sin que de sensación de agobio y podamos sentirnos más cómodos.

La zona destinada al trabajo (escritorio, lugar de lectura), siempre es recomendable situarla al lado de la ventana para que esté bien iluminada con una buena luz natural, esto es un requisito imprescindible para trabajar más cómodamente. Si estamos en una habitación, debemos procurar que la cama esté a 1 metro como mínimo para poder dejar espacio al pasar.

El orden es primordial, pues ayuda al relax y al descanso, para poder conseguirlo, podemos colocar pequeñas estanterías a lo largo de toda la mesa del escritorio a modo de puente y de poca altura, ya que para son más aprovechables para las cosas pequeñas.

Si tenemos una habitación pequeña, la cabecera puede servirnos de estantería o repisa, dando así la sensación de más espacio, incluso se puede hacer el estante a modo de tapadera con una bisagra en  un lado y utilizarlo como zapatero o pequeño baúl.

Si la habitación tiene el techo estilo buhardilla, podemos hacer una repisa de pared a pared por debajo de la ventana y colocarles puertas, que aun siendo poco el fondo, nos sirven para colocar cajas de zapatos, ropa interior, toallas… a la misma vez, la repisa nos sirve para depositar más objetos. De esta forma todo queda recogido, en orden, dando así la sensación de relax y de bienestar, algo principal para el descanso.

También te puede interesar:  Puertas recicladas para renovar el jardín esta primavera