He estado viendo un documental sobre el arte callejero de los grafiteros, unos auténticos artistas.

Algunos de los grafitis que he visto eran muy duros para el alma y otros era auténticos paraisos.

La pena es que la inmensa mayoría de los muchachos lo único que hacen es enguarrinar paredes con firmas estúpidas.

Pensando en estas cosas me he dado cuenta que podríamos decorar alguna de nuestras paredes con un graffiti que tuviera algo que ver con la función de la habitación hacia la que estuviera dirigida.

Comida en la cocina, un dibujo artístico en el salón, un pasillo de árboles en el pasillo etc.


Quedaría  estupendo si uno mismo supiera hacerlo, claro que mejor sería contratar a uno de ellos y tener auténtico arte callejero en casa y firmado.

También te puede interesar:  Decorar dormitorios color naranja