Color y fuerza es lo que siento al contemplar este modelo de sofá.

Un espacio bohemio, progre, hipie, o informal podrían ser algunos de los nombres que podrian definir el estilo decorativo en el que un asiento como estos podrían encajar a la perfección.

Un espacio vintage podría perfectamente albergar un estilo como el que muestra, tanto el sillón como las sillas creadas por los famosos diseñadores brasileños los hermano Campana.

Los hermanos Campana, Huberto y Fernando, son conocidos por el reciclado de objetos que normalmente se van a la basura. Forma parte de su filosofía el respeto al medio ambiente y el reciclado de materiales.

“Escogemos lo que es más accesible”

En estos asientos se ha reutilizado fieltro, alpaca, lana y gamuza entre otros cogidos de la basura. Una vez límpios y cortados al tamaño necesario fueron enrollados para crear círculos concéntricos de diferentes tamaños para conseguir el efecto que vemos en las imágenes.

Estos hermanos Campana presumen de emplear materiales reciclados y de que su inspiración les llega de las fabelas, barrios marginales brasileños, para crear sus diseños.

A mi, que me parece muy bien que reciclen, me parecen contradictorios, por un lado aprovechan los desechos y con ellos, que no tiene apenas coste, crean objetos que venderán a precios desorbitados.

Siendo el cartón uno de los materiales más baratos y no difícil de conseguir, puede llegar una de sus obras a unos precios imposibles, no solo para algunos de nosotros, sino para aquellos en los que se inspiran, los habitantes de las fabelas.

También te puede interesar:  Farolas como lámparas de lectura

Un sofá hecho de cartón reciclado cuesta aproximadamente 900 €.

Reconozco el valor que tiene un buen diseño peor no entiendo esta desproporción.