He de reconocer que esta vez, algunos de los asientos que traigo, me gustan, estéticamente son bonitos, aunque no creo que pueda decir lo mismo de la comodidad.

Bueno te muestro y te comento.

Un modelo que me horroriza en color y en diseño, es un mazacoque que ocupa excesivo sitio. Cómodo si parece, pero feo, en especial el color, un color que odio.

A este no le veo el sentido, además creo que esa cremallera no durará mucho.

Un modelo que me gusta mucho, tiene una bonita estética. Parecen gotas de agua y esa es la sensación que me produce, frescor, suavidad y sensación de flotar. Pero no creo que sean blandos sino duros e incómodos después de un rato. Y luego haber dónde lo pones.

El último modelo lo llaman dedos, y lo siento, entiendo el esfuerzo del diseño y percibo la idea, pero no me gusta nada. Me da la sensación de que no le ha salido lo que quería. Es que llega a resultarme desagradable.

Si quieres ver otros pincha en asientos excesivamente exclusivos

Mury, un beso.

También te puede interesar:  Art Decó en Sanghai