Bueno, no creo que esta serie de asientos excesivamente exclusivos tenga final algún día.

Y no necesito buscar mucho, con escribir asiento descubro cosas insospechadas.

Como este asiento cadena, que francamente no se me ocurre donde puñetas puede quedar bien.

O un asiento cepillo, sí como lo oyes y como lo ves un cepillo ¿?

Y que me dices del asiento Kart, pequeño desde luego no es, ¿dónde metes un trato así?

Luego viene el asiento oso, bueno para una habitación infantil, podría, pero…

Y que me decís de los asientos con forma de uve en serie, en una guardería quedarían muy bien y donde más, NPI.

Este mundo es asombroso.

Mury, un beso.

También te puede interesar:  Un banco con globos