Si tenemos la suerte de contar en nuestro hogar con una estupenda buhardilla, por ejemplo, si vivimos en un ático, estos suelen tener esta típica forma que resulta tan bonita y acogedora, pero a veces dan el problema de que al ser el último piso y no tener quien nos proteja, suele hacer demasiado calor.

Si tenemos ventanas, hemos de protegerlas con toldillos para impedir que entren los rayos solares que en ocasiones resultan molestos. Hay materiales que dejan ver el exterior y desde fuera no se puede ver lo que hay dentro.

Las persianas, pueden llegar a evitar el 97% del calor, esta es casi la mejor forma para aislarnos.

Los estores, venecianas… también son una buena forma de protegerse del sol, además de dar un toque de decoración muy coqueto.

Si nuestra economía es grata, hay unos cristales especiales, cuya función tiene en su acristalamiento el poseer triples vidrios. En el del centro, existe una cámara con argón que le hace totalmente aislante.

Las paredes de la buhardilla, se pueden forrar con poliestireno, colocándole encima cualquier motivo decorativo que se nos ajuste al ambiente de nuestro hogar.

Existen una clase de persianas que contienen espuma de poliuretano, el cual, es uno de los mejores aislantes, tanto para la temperatura como para el sonido. Esta es una buena forma para ahorrar en la factura del aire acondicionado.

No hay nada como pensar un poco y no tener el por qué aguantar el sufrido calor del verano que todavía en las alturas de las buhardillas o áticos es todavía más insoportables si no los acondicionamos a su medida.

También te puede interesar:  Decorar con una despensa reciclada