Los espacios demasiado pequeños suelen presentar verdaderos desafíos al momento de decorar, por ello, siempre se sugiere priorizar las necesidades propias del usuario.

En primer término, un detalle de gran importancia es la paleta de colores seleccionadas para aplicar a las paredes del sitio. Desde ya, los colores claros son los que van a aportar mayor luminosidad, a la vez que iluminarán el cuarto en cuestión.

Se sugiere en estos espacios, no exagerar con los colores en cuanto a combinaciones. Lo que se espera es no superar los tres tonos de variaciones. Desde ya que quedan contempladas paredes, muebles y cortinados en la fusión de colores.

En cuanto a los muebles que deberán ubicarse contra la pared, se aconseja pintarlos del mismo color que éstas, a fin de otorgar continuidad.

Por otro lado, los muebles del sitio deberán estar ubicados de manera estratégica y se debe apuntar, en este caso, a la funcionalidad. Es decir, hoy en día el mercado del amueblamiento propone una serie de posibilidades muy interesantes al momento de ahorrar espacio y ganar luz.

Un ejemplo de estas propuestas funcionales, son los divanes – cama, prácticos sillones durante el día que a la noche con solamente quitar la baranda lateral se vuelven una apacible cama.

Se deberá tener en cuenta, además, las posibilidades de mantener el espacio ordenado, pues el desorden achica el espacio. Por ello, los baúles y contenedores son vitales. Muchos pueden poseer además, la función de sillones.

Con estos simples consejos, el espacio se verá mucho más amplio.

También te puede interesar:  Diseño vs Espacio

Fuente: ok decoración