Como os dije estuve en Ibiza. En una cafetería mientras desayunábamos entré en el baño, no se si a vosotros os pasa pero me encanta entrar a ver como decoran los baños, bueno pues para mi sorpresa encontré estos azulejos hechos de trozos de otros azulejos, trozos de espejos y hasta botones.

Llevaba un tiempo pensando en realizar una composición a base de trozos de espejos o de restos de cerámica, pero no me centraba lo suficiente y no se me ocurrían nada más que tonterías, y ¡mira por donde lo tenía delante de mis narices!.

 

La idea me ha parecido tan buena que no podía dejar de traerla.

Un modo de variar las aburridas paredes de azulejos blancos.

Mury, un beso

También te puede interesar:  Personaliza tus paredes con azulejos pintados (parte 2)