Si te gusta tener estantes por todas partes pero te has quedado sin sitio, te traemos un truco de almacenaje que te ayudará a colocar tus objetos decorativos o útiles diarios por casa. ¿Has pensado alguna vez en poner baldas sobre las puertas?

Es ideal para espacios pequeños, como el cuarto de baño, donde puedes guardar el papel higiénico o las toallas de repuesto. Así, lo tendrás siempre a mano. Si decides colocarlo en el dormitorio, puedes poner cajas con zapatos y tenerlos siempre ordenados, evitando que se formen esas molestas pelusas debajo de la cama. También es una opción para garajes o cuartos de herramientas, donde aprovechar el espacio es fundamental si quieres tenerlo todo a mano. Ni se te ocurra ponerlo si no hay hueco suficiente, porque en lugar de dar sensación de orden, parecerá que la habitación es más pequeña aún de lo que es. Si no hay suficiente espacio entre la puerta y el techo, esta idea no es para tu casa.

Aunque parece algo muy complicado, ¡no lo es! Piensa en alguna tabla vieja que tengas en casa o en esa balda de la estantería que quitaste y ahora no sabes qué hacer con ella. Una capita de pintura para que esté a juego con la habitación, un par de apliques para sostenerlo y ¡voilá! ya tienes una nueva estantería en casa lista para ser usada.

Además, si te sale el espíritu creativo, puedes encargar en cualquier tienda de bricolaje algunos acabados para las esquinas que le darán un toque ideal en los lugares más coquetos de la casa. Si pensabas que no había más huecos para guardar cosas o para decorar, te equivocabas, las alturas también están de moda.

También te puede interesar:  Los adornos y detalles del salón