El cuarto de baño es un lugar fundamental en las casas. Pero sucede que a veces, por espacio, el cuarto de “baño” se queda en el cuarto de ducha. Porque la habitación es tan pequeña que si metemos una bañera no hay sitio para más cosas. ¿Cuántas veces te habría gustado tener una y por más que miras no cabe? Este invento que te traigo hoy tal vez pueda ayudarte a solucionar este problema. Aunque antes de que te enamores de él y comiences a buscarlo, te diré que sólo está en proyecto. Aunque no me extrañaría que pronto se comenzase a desarrollar.

Se trata de una bañera plegable inventada por Sylwia Ulicka Rivera que ha sito toda una revolución en el mundo de la decoración de interiores. El año pasado fue finalista del concurso Roca Jump the Gamp 2011 y ya se ha ganado más de un seguidor en el mundo empresarial.

Y es que esta bañera, llamada Bathboard, tiene una peculiaridad. Cuando no se está usando se pliega y se queda fija en la pared ocupando apenas 12 centímetros. Cuando necesites un baño relajante no tienes más que abrirla y llenarla de agua. ¡Es casi magia!

Seguro que te estás preguntando que cómo puede ser esto. Muy fácil. Está hecha de espuma de plástico, un material moldeable y muy blando que, además, gracias a un tratamiento especial, se convierte en algo elástico y fácil de plegar. Además, se adapta al contenido y cuando está llena, se queda completamente montada sin tener que añadir ninguna estructura que la soporte. Cuando se acaba, se vacía y se pliega, de manera que se puede guardar en la pared y no nos ocupa espacio. Y además, sólo pesa 3 kilos, con lo que la mudanza será algo muy sencillo.

También te puede interesar:  Decorar la pared de la habitación

Y encima esta diseñadora ha pensado en todo, porque su idea es fabricarla en colores vivos para dar un toque más alegre al cuarto de baño. ¿No te dan ganas de hacerte con una?