Blanco, azul y verde, una buena combinación para decorar en verano

La verdad es que a la hora de decorar en verano, hay una gran cantidad de ideas y posibilidades muy diferentes. Pero lo cierto es que, en el mundo de la decoración de interiores, se pueden hacer cosas muy originales tan solo combinando colores de una manera acertada.

Con muebles bastante sencillos y sin necesidad de recurrir a grandes inversiones, se pueden crear espacios con una marcada personalidad y con estilo. ¿Cómo? Jugando con los colores y con la mezcla de tonos. Por ejemplo, hoy os mostramos cómo hacerlo con una combinación ganadora para decorar en verano: blanco, azul y verde. Verás cómo aporta a la estancia un toque fresco y veraniego.

decorar en verano salon
Fuente: El diseño

Los tres tonos encajan entre sí a la perfección, y no hay duda de que todos ellos combinan perfectamente, siendo una opción perfecta para decorar en verano y poner un toque original y con personalidad a cualquier estancia de la casa. En la foto superior, por ejemplo, puedes ver el resultado de esta combinación aplicada a la decoración de un salón, ¿qué te parece?

El resultado es un ambiente fresco, con un aire desenfadado y a la vez, muy a la última. Con el blanco en las paredes y las cortinas, se consigue que los muebles, en azul y verde, destaquen más todavía. Por un lado, el blanco se encarga de agrandar la estancia, de dar luz y sensación de amplitud. Por otro, los tonos azules y verdes aportan el toque de color, el contraste y la originalidad a la estancia.

Para lograr un efecto parecido, puedes optar varias opciones. O bien, poner todos los muebles en un tono y contrastar con los detalles más pequeños en otro color (velitas, candelabros, cojines, cortinas…) o simplemente mezclar tonos y colores en los muebles (cajones de otro color por ejemplo) en vez de en los detalles decorativos más pequeños.

También te puede interesar:  Ideas para crear un rincón oriental en casa

Aunque en la foto se ve el resultado para un salón, la verdad es que esta combinación puede quedar genial también en un dormitorio, por ejemplo. ¿Lo vemos?

Decorar en verano un dormitorio con blanco, azul y verde

decorar en verano

Juvenil, acogedor y muy fresco. Así queda un dormitorio decorado con tonos blancos, azules y verdes. En este caso, el blanco se ha elegido para la alfombra shaggy (alfombras de pelo largo, muy almohadilladas y suaves), las estanterías, el cabecero y el escritorio. El verde, para los pequeños detalles como la ropa de cama, los cojines y el puf. Y por último, el color azul tiñe la totalidad de las paredes. ¿Resultado? Una habitación muy juvenil, original y acogedora.

Decorar una cocina en blanco, azul y verde

decorar en verano
Fuente: Centsational girl

Escoger tonos de la gama fría (como el azul y el verde) para decorar en verano, es una opción muy acertada. Serán los encargados de contrarrestar el calor que suele hacer en esta estancia debido a los fogones. Por eso, os proponemos decoraciones como ésta, en la que toda la pared principal de la cocina está adornada con baldosines de estos colores. Otros detalles como la encimera, las jarras, el reloj y la lámpara también se tiñen con estos colores. El blanco se reserva para el resto de mobiliario (nevera, isla, armarios, cajones…)

Decorar un baño en azul, blanco y verde

¿Y para el baño? ¿cómo queda esta combinación de colores para decorar en verano?

También te puede interesar:  La ropa, que se vea
decorar en verano
Fuente: Revista AD

Si a la frescura de la cerámica y las baldosas del baño, le sumamos estos colores, imagina cómo puede quedar un cuarto de baño. Bueno, mejor que imaginar, comprobadlo en la imagen superior. Los resultados son ¡de revista!. Además, podéis combinarlo con detalles en dorado y madera, darán un toque vintage y original al baño. Para rematar esta decoración, no olvides añadir alguna flor natural para llenar frescura y de un ambiente veraniego el baño.

Colores para decorar en verano la terraza

¿Y si sacamos al exterior estos colores? ¿y si decoramos la terraza, balcón o jardín con ellos? El resultado es un espacio con un estilo caribeño y tropical muy acogedor. Deja los colores pastel para el interior, ahora toca sacar la versión más intensa de los tonos azules y verdes. El verde ya lo ponen las plantas, aunque puedes añadir otros tonos verdosos con los cojines. ¿Y el azul? Aparece en su versión Klein para llenar toda la pared. ¿No os parece que queda que ‘ni pintado’?

decorar en verano la terraza
Fuente: Rachel Whiting, Botánico Estilo

¿Qué os parece esta combinación de colores? Si estás pensando en hacer algunos cambios en tu hogar y decorar en verano de manera diferente, echa un vistazo a estos consejos para pintar las paredes en verano o cómo usar el color verde en la decoración. ¡Anímate y comparte con nosotros los resultados!