Hay una gran cantidad de opciones diferentes que pueden quedar realmente bien a la hora de decorar un dormitorios. Las ideas y posibilidades son muchas y, de hecho, hay alternativas realmente originales, como la que te vamos a proponer, y que consiste en optar por la combinación de colores a la hora de decorar, mezclando el morado con el blanco, dos tonos que, aunque no forman una combinación de las más clásicas, sí pueden quedar realmente bien.

Por ejemplo, ¿qué te parece cómo queda en el dormitorio? No hay duda de que se trata de una original idea que además, funciona realmente bien. Lo único que tienes que hacer es elegir con cuidado la distribución de los tonos, para que el resultado sea armónico y quede bien.

Un dormitorio no muy grande no es el mejor para que predomine el color más oscuro, y habrá que combinarlo de manera que sea el color más claro el protagonista. Por otro lado, una de las ideas que más me gusta es la de combinar el morado en las paredes con detalles repartidos por la habitación: un sofá, cojines, una lámpara…

La pared del cabecero en morado, junto con otra más, pero simplemente una, me parece todo un acierto a la hora de distribuir los colores en la habitación. Además, hay diferentes intensidades dentro del morado que se pueden elegir dependiendo de cómo sea la habitación, para que el resultado no sea excesivamente oscuro.

Aquí tienes algunas imágenes de cómo puede quedar un dormitorio con la combinación de estos colores, sin duda, todo un acierto.

También te puede interesar:  DIY: pinta las patas de la mesa

Lo cierto es que el resultado es una habitación con estilo y actual, ¿qué te parece la propuesta? Sin duda, puede ser una alternativa ideal para dormitorios tanto infantiles como para adultos, puesto que son tonos que encajan en todos los estilos.

Fotos de Apartment Therapy