Blanco, negro… y fucsia

La combinación de blanco y negro es uno de esos clásicos que siempre supone todo un acierto a la hora de decorar. y es que son dos colores clásicos, de los de toda la vida, que encajan a la perfección y que, además, se pueden utilizar en ambientes de todo tipo, desde los más clásicos hasta los más modernos y actuales.

Por eso, el blanco y negro es una de las combinaciones de color con más éxito. Claro, que siempre se le puede aportar un toque de originalidad para darle un estilo diferente…

Por ejemplo, no tienes más que ver la foto del dormitorio que aparece en la parte superior del post para hacerte una idea de cómo puede cambiar una habitación en blanco y negro con un toque de color. En este caso, el fucsia es el elegido, pero puedes optar por el tono que más te gusta.

Los colores flúor son un acierto absoluto, ya que le ponen el toque de modernidad al estilo más clásico del blanco y negro. Además, ahora que llega la primavera, y que los colores flúor están tan a la última, elegir uno de estos tonos puede ser una gran idea.

El fucsia es muy buena elección, aunque el naranja, para los más atrevidos, o el verde, también pueden dar buen resultado. Por otra parte, me gusta mucho la idea de dejar el grueso de la decoración al blanco y al negro, dando el toque de color en pequeños detalles. En este caso, el cojín y la manta que se colocan sobre la cama ayudan a crear el contraste, pero la verdad es que podrían haber sido otras cosas como las lámparas, un cuadro en la pared, un detalle en la mesilla…

También te puede interesar:  Blanco y negro, una combinación ideal para dormitorios

Además, puedes adaptar esta idea en otras estancias de la casa, como el salón, por ejemplo.

Vía| Apartment Therapy