Blanco y tonos oscuros: habitaciones con estilo

Decorar la habitación es una decisión que merece la pena pensar y meditar bien, puesto que es un espacio para descansar, y en el que se pasa bastante tiempo. Por eso, es importante elegir colores que encajen con el gusto de cada uno, y crear un ambiente que sea especial y muy acogedor. Si en un sitio de la casa hay que sentirse a gusto, es sin duda la habitación.

Hay muchas alternativas posibles para decorar, y hay quienes prefieren estilos más alegres, coloridos y juveniles, y otros estilos más bien clásicos, otros minimalistas… A ver qué te parece esta idea, que a mí me ha parecido todo un acierto. La verdad es que me encanta.

La clave está en combinar los colores claros con los oscuros, con una línea muy clara. Los colores oscuros se quedan para paredes, suelo y muebles, y la cama se queda en color blanco. De esta manera, la cama en blanco, con toda la ropa y los textiles en este color, se convierte en la protagonista absoluta de la habitación y además, me gusta mucho el contraste con los colores oscuros.

Las paredes en marrón oscuro, como el suelo, azul marino o incluso el negro siempre suponen un cierto riesgo, porque pueden resultar algo agobiantes. El truco está en crear un espacio elegante y en el que haya también toques de luz y un espacio amplio. Detalles como velitas, farolitos, algún candelabro, un espejo… pueden ayudar a romper un poco la monotonía de los colores en negro.

Aquí te dejo unas cuantas ideas, que seguro que te gustan, porque son todas muy bonitas y el resultado final es bastante elegante y queda muy bien. ¡Me ha parecido una idea muy acertada para decorar una habitación!

¿Cual de todas estas ideas te ha gustado más?

También te puede interesar:  A los pies de la cama

Fotos de Apartment Therapy