A la hora de elegir cómo decorar tu dormitorio, hay muchas posibilidades, entre las que puedes elegir dependiendo de tus gustos, del estilo de la casa, de cómo sea la habitación…

Por ejemplo, si se trata de una habitación pequeña, es mejor optar por los colores blancos o claros, para dar más luminosidad. Una de las mejores formas de animar un poco la habitación para que no se vea demasiado sosa es poner algún detalle en colores. Por ejemplo, los cojines de la cama o una colcha con alguna lentejuela, por ejemplo.

Pero si quieres una habitación algo más animada, puedes optar por los colores, azul, rosa… Siempre hay que tener en cuenta que no agobien demasiado, y hay que contar con la luminosidad de la habitación. También es posible combinar las paredes, pintando dos en un color más claro y otra más oscura.

Por supuesto, se puede jugar con los colores de los muebles, los cojines, la colcha o incluso el cabecero para conseguir un resultado mejor. ¿Tienes más ideas para tu decorar tu habitación?

Fotos de Design Sponge

También te puede interesar:  Blanco y tonos oscuros: habitaciones con estilo