Decorar la habitación de los niños no es una tarea fácil. Y es que hay tantas cosas que tener en cuenta… Por un lado, es importante que sea una habitación práctica y que tenga espacios para los niños, para que jueguen, para dormir, para hacer deberes… Pero es que además, también es fundamental que sea un entorno que le resulte agradable al niño.

Muchas veces nos centramos solo en colores como el rosa y el azul, o los tonos pasteles, para decorar las habitaciones de los niños. En otras ocasiones hemos hablado de ideas para decorar con colores mucho más alegres y llamativos, y lo cierto es que el resultado es estupendo. Pero una combinación de colores que no solemos utilizar casi nunca para las habitaciones de lo niños es el blanco y negro.

Y es que la combinación de estos dos colores suele estar relacionada con espacios más serios y elegantes, sin embargo, en una habitación infantil puede ser todo un acierto. De hecho, la idea me encanta.

Aquí tienes unas cuantas ideas para que veas distintas opciones:

La verdad es que cualquiera de estas opciones puede quedar muy bien. Me gusta mucho la idea de añadir algún que otro color en la decoración, que al contrastar con el blanco y negro, destaca mucho más y se convierte en el protagonista de la habitación. También puede ser una buena idea dejar los muebles en color blanco, reservando el negro para pequeños detalles o para una alfombra en blanco y negro, por ejemplo.

¿No te parece que el resultado es de lo más original? La verdad es que el resultado es estupendo, y no le da a la habitación un toque demasiado serio, ni mucho menos. ¡Queda genial en una habitación, aunque sea para los más pequeños de la casa!

También te puede interesar:  Un cuarto de lectura para los pequeños

Fotos de Apartment Therapy