Bolsas herméticas recicladas con botellas y tapas de plastico

¿Te ha sucedido que, al haber abierto el paquete plástico de algún alimento o producto para el hogar, luego de haber utilizado lo que necesitabas, le realizas un nudo al mismo para sellarlo, pero que luego se te hace imposible abrir? O pero aún: ¿atiborras tu refrigerador de recipientes guardando los alimentos o productos a reservar?

Pues tranquilo, todo eso tiene solución, y de una forma muy sencilla: a través de unas simplísimas bolsas herméticas recicladas que puedes hacerlas tu mismo de forma muy fácil.

Para realizar estas bolsas herméticas solo necesitaras botellas de plástico que ya no utilices (con sus respectivas tapas) y bolsas de nylon transparente.

Lo primero que debes hacer es recortar el pico de la botella de plástico, como se ve en la fotografía. Con esta pieza podrás crear tus bolsas para contener todo tipo de elementos, así como también para cerrar herméticamente cualquier envoltorio que hayas abierto, pero que aún vas a seguir utilizando.

Para ello solo tienes que insertar el extremo de la bolsa o paquete de nylon por el interior del pico de la botella, por el lado de abajo, y luego abrir la bolsa y plegar sus lados en torno al pico, como puedes ver en la fotografía.

A continuación, presiona el nylon contra el pico y coloca la tapa de plástico por encima del nylon, consiguiendo así un cierre completamente hermético y muy practico.

Ya no tendrás que molestarte esforzándote en desatar un nudo imposible, ni utilizar palillos de ropa para sujetar los envases  ni tener miedo a que se te vuelque algún ingrediente al abrir la alacena, pues con estas bolsas herméticas recicladas fácilmente solucionas estos problemas, de forma ecológica, y muy decorativa además.

También te puede interesar:  ¿Restauración, eclecticismo o actualidad?