Había un chiste, de esos tan malos de Lepe, que decía algo así como: “¿Sabe usted por qué los de Lepe guardan una botella vacía en la nevera?… Pues para los que no quieren tomar nada”. Y algo de razón tiene el chiste al subrayar aquello de que todos guardamos botellas en la nevera para el agua. Y es una buena idea, por una parte tenemos siempre agua fresquita y por otra, gastamos menos agua que abriendo el grifo y esperando a que enfríe un poco cada vez que queremos agua.

Y es que todos sabemos que el agua es muy beneficiosa para el organismo, y serían necesarios esos dos litros diarios al día que los médicos recomiendan para nuestra salud. Una buena forma de medirlo es con una botella de un litro de cristal. Además el cristal es el material más adecuado para la conservación del agua y ayuda a mantenerla más tiempo fría que el plástico, por ejemplo. Podrás encontrar numerosos modelos en el mercado con diseños variados y originales que también podrás utilizar también en la mesa.

Botella de vidrio decorada

Otra buena idea es poder disponer de un recipiente para beber que conserve la temperatura. El material más adecuado para los vasos también es el cristal, pero también existen vasos de metal, fabricados con aleaciones que permiten conservar la bebida fresquita mucho más tiempo. También son una buena y práctica opción, y los modelos se presentan desde los más básicos metalizados hasta los que poseen los motivos lacados más diversos.

También te puede interesar:  Posters de cine en el salón