La habitación de los niños, como ya hemos comentado en otras ocasiones, es uno de los espacios de la casa en la que se pueden poner en práctica las ideas decorativas más originales y con más estilos.

Sin duda, son muchas las partes de la habitación de los niños que se pueden personalizar con detalles DIY y que pueden encajar a la perfección en el aire divertido de la habitación de los niños. Por ejemplo, puedes ponerte manos a la obra y empapelar la habitación, o algunas partes de ella, con papel pintado de colores.

El cabecero es otra de las partes que puedes personalizar con estilo y con un toque de lo más chic. ¿No te parece una idea realmente original la que te proponemos? Si se te da bien hacer punto o hacer ganchillo, hay una posibilidad que puedes poner en práctica.

Por ejemplo, puedes montar un cabecero con diferentes trocitos de patchwork tejidos por tí, y después, solo tienes que colocarlos en la pared, detrás de la cama. Sin duda, es una alternativa de lo más original y que puede quedar muy bien en las habitaciones de los niños de todas las edades.

Además, puedes combinar esta propuesta, por ejemplo, con los cojines de la cama o de la cunita, o puedes hacer también una manta para la cama. Sin duda, una de las ventajas del crochet y el ganchillo es que se trata de una técnica bastante sencilla de realizar, que puede quedar muy bien y que sin duda, tiene un toque muy a la última.

¿No te parece una manera de lo más sencilla de ponerle un toque diferente y con personalidad a la decoración de tu casa? ¡Anímate y teje tu propio cabecero! Eso sí, a lo mejor luego te gusta la idea y al final, no puedes parar de hacer detalles patchwork para tu casa.

También te puede interesar:  Cabecero con vinilo, una original propuesta

Foto de Little purl of the orient