Cada cosa en su sitio

Recuerdo con nostalgia las canciones que nos cantaban las profesoras en el colegio para motivarnos mientras recogíamos los juegos y juguetes que habíamos usado durante todo el día.

Es difícil encontrar un niño o niña al que le guste recoger sus juguetes al final del día y, mucho menos que lo haga de buen humor. Hoy he recopilado unas imágenes con mobiliario e ideas para ayudar a todos  aquellos que vivan de primera mano el desorden de una montaña de trastos.

Pocas son las casas en las que IKEA no ha dejado su huella, por eso todos conocemos su modelo Expedit. Aquí aparece en un ambiente más de cuatro de juegos, con unas cajas rojas que contrastan con el blanco, un color peligroso si hay niños cerca, donde guardar todo de una forma muy simple.

Las cestas de mimbre de la imagen, parecidas a las que aparecen en Toy Story 3, colocadas en el suelo bajo el mueble/escritorio son otra sencilla solución. Para aprovechar la esquina de la habitación, se puede colocar una estantería con forma de L para que las cosas más frágiles no estén tan cerca de su alcance, aprovechando así un espacio bastante difícil de ocupar.

Hay otro recurso que empieza a dejar huella en las revistas de decoración, se trata de las cajas colocadas en la pared imitando una estantería cerrada por todos los lados. Esta opción en una habitación infantil, le da un aire renovado a los típicos elementos de almacenaje. Al tratarse de un elemento común y barato, si el niño lo desgasta jugando, no cuesta nada volver a reemplazar.

También te puede interesar:  Radiadores de colores para niños

Un banco donde colocar sus peluches o cojines, que también sirva para dejar las cajas escondidas bajo él, despeja el suelo y te hace ganar más espacio si el cuarto de juegos es pequeño.

Colocar todo en su sitio después de estos ejemplos, seguro que será un poquito más fácil. Sino siempre podéis cantar y bailar aquello de recitaba Mary Poppins.