No hay duda de que son muchas las opciones y las alternativas que existen a la hora de poner detalles en la decoración, que hagan que se note que te gusta y que te interesa este mundillo.

Precisamente en los pequeños detalles, que no se ven demasiado aparentemente, pero que están ahí, es donde se nota que hay un interés por lograr un ambiente muy cuidado y con detalles a la última.

En este sentido, una de las estancias en las que más se puede innovar y que más posibilidades ofrece a la hora de crear un estilo a la última y con personalidad es la habitación de los niños. Se trata de uno de los espacios de la casa en los que mejor encaja el color, la creatividad y los detalles originales.

Por eso, me ha encantado esta idea, que consiste en poner color al interior de los cajones de las cómodas de las habitaciones, aunque también puede ser una opción estupenda para poner color a los interiores de los cajones.

Lo cierto es que la idea es sencilla: lo único que tienes que hacer es conseguir pintura de diferentes colores, preferiblemente que sean alegres y llamativos, para pintar los interiores y los laterales de los cajones, cada uno de un color. Además, el interior de los armarios también puede ser perfecto para pintar con colores llamativos.

¿No te parece una idea de lo más interesante? La verdad es que es una manera estupenda de poner color y alegría a la habitación y además, puede ser una manera genial de hacer que los niños aprendan a organizarse bien, colocando las cosas clasificadas por cajones de colores, por ejemplo.

También te puede interesar:  Los muebles amorosos de Mariscal

Sin duda, puede ser una alternativa estupenda y con estilo, ¿no te parece? ¡Anímate a poner un toque de color a la última!

Foto de Apartment Therapy