Hoy me siento graciosilla. Y no es para menos pues he encontrado unos calendarios como complementos decorativos fascinantes.

No son bonitos, no son impresionantes, no es algo que nos deje extasiados con su vista. Pero…

Os puedo asegurar que son imaginativos, originalísimos,  curiosos, divertidos y prácticos.

Para la mesa del despacho, para la cocina, para la pared, para el dormitorio, para el mueble del salón, para sonreir. Eso lo decides tu, pero que no los encontrarás en cualquier casa vamos ¡asegurado!

Si necesitas hacer planes a largo plazo, por ejemplo veinte años, este es tu calendario.

¡Cuidado!, no te  lo vayas a llevar por error o harás una porquería de fotos.

Todo a la vista y diariamente, y si no te gusto ¡Ras! lo arrancas y lo tiras.

¡Te gusta explotar bolitas, eh, dime te gusta, eh te gusta!

Como se que tienes poco trabajo pues para que te relajes intentando poner el día del mes.


Fuente: nopuedocreer.com

Mury, un beso

También te puede interesar:  Bandejas vidriadas