El invierno está a la vuelta de la esquina, y dentro de poco empezarán a bajar las temperaturas y tendremos que abrigarnos bien. No sé si tú también sueles cambiar la decoración de la casa cuando llega el otoño y el invierno, pero lo cierto es que con poca inversión, cambiando solamente algunos detalles, se le puede dar un toque cálido y acogedor.

Por ejemplo, de cara al invierno se puede optar por alfombras, que decoran y dan sensación de calidez, o por cambiar las cortinas de las habitaciones, colocando otras de colores más oscuros o más gruesas, para que quiten más el frío.

Entre las muchas opciones que puedes poner en práctica para darle un aire más invernal a la decoración de tu casa, he encontrado algo que me ha encantado. Se trata de colocar en el sofá mantas de pelo, combinadas con cojines también en pelo del mismo color, o en un color que contraste.

Seguro que en tiendas como Zara Home encuentras tanto mantas como cojines de pelo, que son muy confortables y suaves, además de dar calorcito, ¡que buena falta nos va a hacer dentro de nada! Además, una de las cosas que me encanta de esta idea es la sensación de calidez que dan en el sofá.

En cuanto a los colores, tendrás que ver qué tonos encajan con la decoración de tu casa, pero puedes combinar los marrones y los beige, perfectos para una decoración de otoño, con otros detalles como cojines en colores más llamativos, como el azul de la foto, un fucsia…

Sin duda, es una manera perfecta de decorar de cara al frío, sin necesidad de gastar más de la cuenta y sin tener que hacer cosas complicadas. ¡Si es que solo verlo ya dan ganas de acurrucarse a leer un rato!

También te puede interesar:  Un cuarto de lectura para los pequeños

Foto de Apartment Therapy