La cama, en medio de la habitación

Tengo que reconocer que la primera vez que vi una idea como esta me pareció de lo más extraña, porque habitualmente, solemos estar acostumbrados a tener la cama, en la habitación, con el cabecero pegado a una de las paredes. Sin embargo, esta idea, que tiene su toque original y con estilo, consiste en colocar la cama en el centro de la habitación, como si fuera una isla de la cocina.

Lo cierto es que se trata de una opción diferente y que puede quedar muy bien, puesto que se trata de una distribución totalmente novedosa y a la que no estamos para nada acostumbrados.

Eso sí, también hay que reconocer que, por mucho que nos guste la idea, no se trata de una propuesta de las que queda bien en todo tipo de habitaciones. Una de las condiciones más básicas a tener en cuenta es que la habitación en la que se coloque una cama de este tipo tiene que ser bastante amplia, para que se pueda pasar alrededor de la cama con amplitud y sin sensación de agobio.

Hay que tener en cuenta además que si hay armario o cómodas, las puertas y los cajones se tienen que poder abrir con facilidad y que a la hora de elegir una estructura de cama, tendrá que ser un modelo de los que llevan el cabecero integrado, puesto que si no, no se puede sujetar, ya que la cama no se apoya en la pared.

Si tu casa cumple las condiciones, la verdad es que la idea es de lo más original y puede ser una opción estupenda para darle un punto diferente y personal a una habitación, rompiendo con las ideas más convencionales.

También te puede interesar:  Decorar el dormitorio con una pared azul

¿Te animarías a distribuir así tu dormitorio?

Foto de Apartment Therapy