No se si os ocurre a [email protected] pero a mi en cuanto llega el buen tiempo se me alegra el cuerpo y me entran ganas de cambiarlo todo, de hecho es en este tiempo cuando se me ocurren las mejores ideas.

Y pensando pensando, me fijé  en que una vez que hemos elegido un papel para nuestras paredes  lo tendremos durante todo el año, y me dije, ¿porqué no cambiarlo para cuando llega el buen tiempo?, pero que engorro ¿no?, así que, cómo poder hacerlo, ¡eureka!.

Podemos pedir o hacer unos bastidores, como si fueran para cuadros, y poner en una cara un papel que nos guste para las estaciones de primavera y verano, algo refrescante, vivo, alegre y otro para el otoño e invierno, más cálido y acogedor o viceversa, todo depende de lo que te guste más.

Podemos hacer varios bastidores de diferentes tamaños para poner en diferentes zonas de la pared, y cambiamos la decoración con las estaciones con una simple vuelta a nuestros bastidores.

¿Qué te parece?.

Mury, un beso

También te puede interesar:  Minimalismo oriental: belleza contenida