8 cambios de hábito para ahorrar luz y agua en casa

Pequeños cambios en los hábitos diarios pueden ahorrar agua y electricidad en el hogar, reduciendo los gastos del hogar y conservando el medio ambiente.

Los mayores consumidores de agua y electricidad incluyen:

  • Inodoros
  • Calentadores de agua y productos electrónicos de consumo pero el uso de lavadoras
  • Secadoras
  • Lavavajillas y otros electrodomésticos de manera más eficiente también reduce las facturas de agua y electricidad.

Índice del artículo

Algunos cambios a realizar en casa para ahorrar en las facturas de luz y agua

Optimiza la ventilación del hogar

Cambios optimizar la ventilación
Cambios para optimizar la ventilación

Para cada diseño de hogar, hay una manera óptima de ventilar naturalmente sin el uso de electricidad. Abre las ventanas por la noche para enfriar el hogar y mantenerlo durante toda la mañana.

Es necesario tener en cuenta los cristales de las ventanas, los que son dobles representan la mejor opción para evitar que las variaciones del clima nos afecten en el interior. De esa manera gastarás menos calefacción y menos aire acondicionado.

Usa agua fría siempre que sea posible

¿Lavas tu ropa en agua caliente? Esto realmente solo es necesario si necesitas matar gérmenes (es una idea inteligente para toallas o sábanas).

También te puede interesar:  Fachadas ventiladas

Las lavadoras de ropa y los detergentes para ropa están diseñados para funcionar de manera eficiente con agua fría. Si solo se lava con agua caliente cuando necesitas desinfectar, podrías ahorrar mucho dinero al año.

Reemplaza las bombillas viejas por sistema LED

Si tienes muchas luces halógenas en casa estás desperdiciando mucho dinero iluminando el hogar.

Las bombillas LED residenciales usan un 75 por ciento menos de energía y pueden durar 25 veces más que las bombillas incandescentes. De hecho, informan que nada podría tener un mayor impacto en el ahorro de energía que si los consumidores cambiaran a luces LED.

Cambiar la bañera por ducha

La bañera consume muchísima más agua, para que te hagas una idea puedes derrochar más de 200 litros de agua al llenarse para darte un baño relajante.

Es muy relajante, pero en el caso de la ducha gastaríamos entre 50 y 100 litros, tenemos que tener en cuenta que la diferencia es mucha. Además de ahorrar dinero estaríamos, ahorrando agua algo muy preciado en estos momentos en el mundo.

Evita dejar electrodomésticos y dispositivos encendidos o enchufados cuando no los necesites

Muchas veces en el verano decides hornear un plato durante horas, ese aire calienta el hogar y podrías evitarlo si lo haces a la parrilla o en la estufa. De esa manera se desperdicia energía innecesaria y agregas calor a la casa.

Luego el aire acondicionado debe trabajar más para enfriar la habitación, lo que resulta un mayor consumo de energía.
Dejar dispositivos que no están en uso, pero que están enchufados a la toma de corriente también puede desperdiciar energía.

También te puede interesar:  Decoradores Virtuales

Cuando no estés viendo televisión o jugando en la consola, desconecta estos dispositivos electrónicos y apaga las tomas de corriente.

Los cargadores de teléfonos celulares o computadoras portátiles a menudo se dejan enchufados, así que asegúrate de desconectar estos artículos también.

Instala limitadores de caudal en las griferías

Si no quieras renovar la grifería por una más eficiente, puedes instalar las que tienes limitadores de caudal. Solo con estos cambios en la grifería, puedes llegar a reducir hasta un 50% el consumo de agua.

Cambia tu refrigerador por uno de bajo consumo

Tu refrigerador y congelador funcionan sin parar y la energía que consume se acumula rápidamente. Todos los refrigeradores nuevos deben cumplir con los estándares mínimos de rendimiento energético (MEPS).

Busca un modelo que use un hidrocarburo, como butano o pentano, como refrigerante y / o agente de expansión para la espuma aislante.

Es mucho mejor para cuidar el medio ambiente y para ahorrar energía. Existen muchas marcas en el mercado con esta nueva tecnología en la que lograrás un gran ahorro energético.

Instala un termostato para regular la temperatura

La calefacción y la refrigeración son responsables hasta del 50% del consumo total de energía de un hogar y casi el 70% en invierno.

Una buena opción es instalar un termostato para controlar la temperatura de los sistemas de calefacción y refrigeración. Si te decides por uno digital podrás programar y controlar desde una app en el móvil, incluso cuando no estás en casa.

Conclusión

Cambiar los hábitos nunca es fácil, pero vale la pena conservar la electricidad en el hogar. Cuando veas tu próxima factura y te sientas aliviado, no querrás volver a las antiguas prácticas de energía y tampoco los sistemas para utilizar el agua.

También te puede interesar:  ¿Te atreverías a vivir en una antigua iglesia convertida en casa de lujo?

Realizando algunas reformas combinada con algunos cambios de hábitos reducirás tu factura de electricidad y agua hasta cientos de dólares al año.
Vale la pena intentar, ¿no crees?