Caminos de mesa, comer de dos en dos

0
101

El arte de decorar una mesa es impredecible. Claro, es arte. ¿Qué hay de malo en calificarlo como arte? Hay personas que se dedican única y exclusivamente a la preparación de técnicas para la colocación exacta de cada cubierto, plato, vaso y/o servilleta. Y el resultado es inmejorable, impecable. Y, aunque parezca que no, es algo que se valora. Los invitados se dan cuenta del esfuerzo que el anfitrión ha hecho para hacerles más agradable la comida o cena.

plata-lappas.jpg

Los caminos de mesa resultan ser la opción perfecta para una cena o comida cuyo número de comensales es par. Pero si tienes un número de invitados impar, también quedarán perfectos, si los combinas con unos mantelitos individuales que sean a juego con el camino. Aportan más elegancia a la mesa, ya que permiten que ésta se vea. Para algo has escogido la más bonita de toda la tienda, ¿no?.

Además, facilitarás a tus invitados la tarea de saber cuál es exáctamente su sitio. Su lugar en la mesa quedará perfectamente delimitado por el ancho del camino, y ningún otro comensal podrá ocuparlo, ya que también tendría su sitio dividido. Para parejas también resulta ser una opción perfecta, dándole un toque de romanticismo con el nombre de “camino” (dos personas están situadas en el mismo). Si saber combinarlo bien, te meterás a tus invitados en el bolsillo. Plata Lappas, a quien pertenece la decoración de la mesa de la imagen, te ayudará a conseguirlo.

Dejar respuesta