Si ya te aburre ver el mismo jarrón uno y otro día, esta manualidad que te traemos hoy puede ayudarte a mejorar un poco la decoración de tu casa de una manera natural, barata y muy original. Se trata de decorar un jarrón con cáscaras de fruta, como por ejemplo, de naranja. Dará un toque muy natural y ecológico a tu casa y además, así evitarás formar tanta basura.

Los materiales son muy sencillos y los pasos a seguir aún más. Lo primero que tienes que hacer es guardar con cuidado las cáscaras de las naranjas y lavarlas bien para limpiar todos los restos de pulpa que puedan quedar. Por la parte interior deberían estar lo más lisas posible. Después, córtalas con la forma que quieras, por ejemplo, en triangulitos. Serán una especie de teselas para pegarlas en tu jarrón.

El siguiente paso será dar una capa de pegamento a todo el recipiente que quieras decorar para, después, pegar todos los trocitos como queramos. Déjalos secar con cuidado y al aire. Procura no mover el jarrón para evitar que se caigan los adornos que acabas de pegar.

Ya sólo queda el último paso: dar una capa de barniz que fije bien todo el contenido y le dé un poco de brillo. Y listo, ya tienes tu jarrón ecológico decorado con naranjas.

Aunque te hemos dicho un jarrón, también puedes usarlo para decorar cajitas, vasos o todo aquello que se te ocurra que pueda quedar bien. Y puedes combinar las cáscaras de distintas frutas. ¿Qué te parece la idea?

También te puede interesar:  Una flor de loto en origami