Una de las cosas que siempre hay que tener en cuenta a la hora de decorar las habitaciones de los más pequeños de la casa es que la mejor opción para conseguir un resultado original y que encaje a la perfección en el estilo de la habitación es poner en marcha la imaginación y la creatividad. Y es que si hay un espacio en la casa en el que casi todo está permitido ese es, sin duda, la habitación de los niños.

Hay una gran cantidad de ideas y posibilidades muy diferentes que pueden ser perfectas para crear en la habitación de los pequeños esa estaña única y especial, una especie de universo de fantasía en el que todo está permitido.

Por ejemplo, que los muebles sean más que muebles, puedan continuar en la pared… Como es el caso de esta original idea, en la que un mueble para guardar objetos, del estilo de los de Ikea, se convierte en una casita de muñecas a la que no le falta detalle y que, además, tiene el tejado en la pared.

No me digas que la idea no es de lo más original… Por cierto, además de continuar en la pared el dibujo del tejado de la casa, también hay unas bonitas nubes de papel pintado, en colores muy animados, que le dan un toque realmente alegre al conjunto. Desde luego, la idea es preciosa.

Lo mejor de todo es que la idea puede ser todavía más práctica y funcional, convirtiendo los cuadrados del mueble, en lugar de habitaciones de la casa de muñecas, en espacios para guardar libros y juguetes, eso sí, respetando el tejado y las nubes. Seguro que una idea así es perfecta para convencer a los niños de que recoger puede ser algo divertido…

También te puede interesar:  Cómo renovar un dormitorio

Foto de Beth Kramer