Una casa con jardín tiene muchas ventajas, pero también algunos inconvenientes. Uno de ellos es que nos quedamos expuestos a las miradas de vecinos y curiosos. Pero para remediar esto puedes hacer algunas reformas, como por ejemplo, vallar o colocar setos alrededor del solar. De esta manera, nadie podrá verte.

También puedes optar por las celosías, de manera que a la vez que estás protegido de miradas curiosas, también decoras los exteriores de tu casa. Una de las grandes ventajas de estos paneles decorativos es que puedes dejar que las plantas vayan enredándose en ellos, formando así un ambiente natural fantástico.

Cuando te decidas a comprarla, tienes que conocer algunos conceptos básicos para su colocación. Porque aunque parezca sencillo, tienes que seguir una serie de pasos para que no se caiga con el más mínimo viento. Lo normal es que se claven en estacas a un metro de profundidad, de manera que soporte el peso de las plantas que pongas encima y y esté firme en el suelo.

También tendrás que cuidar este elemento porque tienes que darle algunas capas de pintura protectora para que no se estropee. Como estará a la intemperie, antes de colocarla tendrás que pintarla con barniz. Una vez instalada, tendrás que esperar a que se seque y dejarla reposar 24 horas antes de poner plantas sobre ella.

Si escoges colores claros y alegres le darás un toque de colorido a tu jardín que contribuirá a lograr un ambiente de relajación fantástico. Y además, si tienes piscina, ¡ya no tendrás a los vecinos cotillas mirando cómo te das un chapuzón!

También te puede interesar:  Ilumina tu jardín con las lámparas de Life Shop Collection